El amor romántico perjudica gravemente la igualdad.

Actividades que mejoran nuestra calidad de vida. “La otra medicación”
26 octubre, 2017
Patología Dual
22 diciembre, 2017
Ver todo

 

Desde el grupo Hablemos abiertamente y con motivo de la celebración el pasado 25 de Noviembre del Día Internacional contra la violencia de género, queremos mostraros a continuación cómo se encuentra en este momento el tema de la igualdad de género, de las relaciones de parejas jóvenes, los roles de hombres y mujeres, los mitos que existen alrededor del amor….Todo esto nos lo muestra en un artículo Mª Angeles Pérez, psicóloga del Centro de la Mujer en Caudete, una fantástica profesional con la que tuvimos la ocasión de recibir una pequeña formación en igualdad y que nos cuenta lo siguiente:

 

El amor romántico perjudica gravemente la igualdad.

Los últimos estudios realizados sobre violencia de género señalan que están resurgiendo en la población adolescente estereotipos machistas, normalizándose actitudes y conductas que responden a modelos amorosos basados en la posesión y en los celos, más que en modelos igualitarios.

Uno de los aspectos más relevantes es la invisibilidad de la violencia en el inicio de estas relaciones de pareja. La violencia física es el único tipo de violencia que la población joven reconoce como tal en una relación. Sin embargo, la violencia psicológica (en sus múltiples manifestaciones) pasa desapercibida, e incluso en muchos casos es asumida como parte de la relación de noviazgo. Así, muchas chicas normalizan y disculpan que su pareja controle sus actividades, sus amistades o su forma de vestir; que espíe su móvil; que le pida las contraseñas; que censure fotos que ha compartido en redes sociales; que le pida su geolocalización; que la obligue a responderle de forma inmediata; que exija que le muestre las conversaciones con otras personas; que impida o dificulte que tenga una vida social más allá de la pareja, etc.

No sólo es necesario aprender que esto NO ES AMOR, sino que es muy importante reconocer que es el principio de la violencia de género.

Pero ¿de dónde surge esta forma de amar? Son varios los factores que intervienen, uno de los más importantes es que estas actitudes de control son justificadas bajo las ideas construidas en torno al amor romántico. Los y las adolescentes acaban viendo como una ‘demostración de amor verdadero’ lo que en realidad es el primer escalón de una relación de pareja asimétrica, a la que se irán añadiendo grados de violencia.

 

Entre los mitos del amor romántico más extendidos destacan:

  • “Los celos son una muestra de amor”. Este discurso está sumamente arraigado y esconde el peligro de su relación directa con la violencia machista.
  • “Quien bien te quiere, te hará sufrir”. Todas las señales iniciales de violencia de género están tipificadas en un modelo de amor-sufrimiento. Nos sobran ejemplos de películas, libros y canciones para identificarnos con un modelo de amor en el que las mujeres sufren.
  • “El amor lo puede todo”. “Con mi amor haré que cambie y todo irá bien entre nosotros”. La aceptación de esta idea dificulta el reconocimiento de estar siendo víctima de algún tipo de violencia machista. Si a esto le sumamos que las relaciones amorosas a estas edades se viven con mucha intensidad y se mueven sobre todo en la fase de enamoramiento, el problema está servido.
  • “Sin ti no soy nada”. Con frecuencia recibimos la idea de que el eje central de la vida es el amor (sobre todo en las chicas). Asumir este mito hace que centren todas sus energías, su tiempo y sus actividades en la relación.
  • “Existe la media naranja”. La idea de que tenemos a alguien predestinado que nos completa como personas, fomenta relaciones de dependencia y nos entrena en el miedo.

 

El mito romántico es la mejor publicidad para seguir manteniendo la cultura patriarcal y los roles establecidos de dominio/sumisión entre hombres y mujeres. Todas estas ideas no crean más que desigualdades en las relaciones de pareja y ponen la semilla para que se desarrolle la violencia. Por otro lado, el uso de los móviles y las redes sociales también contribuyen a esta realidad, pues han aumentado mucho las posibilidades de control.

Afortunadamente, cada vez hay más campañas de concienciación dirigidas al público joven, para que puedan identificarse como víctimas si viven este tipo de situaciones y aprendan a rechazar actitudes de posesión y dominación. Pero además es fundamental cuestionarnos todo lo que nos han contado sobre el amor y que hemos asumido como natural, darnos cuenta de que el amor no se parece al de los cuentos de hadas ni a ese ideal “peliculero” que intentan vendernos, preguntarnos qué papel juega la distinta socialización que chicos y chicas recibimos desde que nacemos a todos los niveles, y particularmente a la hora de expresarnos en las relaciones amorosas.

Son importantes también las acciones preventivas que eduquen para el amor, para saber aceptar y expresar emociones, que nos enseñen a resolver los conflictos por medio de una mejor relación y que nos ofrezcan modelos de pareja positivos basados en el respeto, el cuidado mutuo y el bienestar.

Que el amor valga siempre la alegría, no la pena!

 

Mª Ángeles Pérez Vidal. Psicóloga

 

Muchas gracias Mª Ángeles por este artículo y esperamos que os guste.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *